domingo, 10 de agosto de 2014

El hacedor de sonrisas

Fue una mañana del 15 de julio cuando el mundo de miles de personas cayó y desapareció frente a ellos. Fueron tiempos tristes en el que muchos niños se sintieron abandonados y la vida fue dificil para las familias , especialemente en la ciudad de St. Sary donde ninguno de los habitantes se libró de este mal inesperado.
Un dia un anciano llegó a la ciudad en una carreta antigua pero de colores asombrosos y telas en las ventanas que brillaban con los ultimos rayos de Sol que aun aparecian durante el dia. El señor subió encima de la plaza y colocó su carreta al lado de la fuente que ya hacia años que no funcionaba. La ciudad estaba sumida en la oscuridad y tristeza. Los arboles poseian sus ultimas ojas, los edificios eran grisaceos las calles desgastadas y las unicas personas que recorrian las calles iban encorbadas como muertos vivientes.
El hombre comenzó a caminar por lugar y quedó totalmente impresionado pero aun sonreia y reia sin ninguna explicación. Los pequeños lo observaban desde las escuelas mientras el , sentado en el parque reia y reia atrayendo a pequeños pajarillos que se encontraban en aquel lugar. Y dia tras dia los ciudadanos de St.Sary lo veian recorrer la ciudad acompañado de felicidad junto a animales, que al igual que las personas, sentian curiosidad por aquella figura.
El ultimo dia, durante la mañana, encendió los altavoces  y llamó a todo mundo al parque y poco a poco llegaron y se fueron posicionando con intriga frente a la carreta . Cuanto todo el mundo estuvo allí esperando, el anciano apareció por arte de magia encima de la carreta con un sobrero y un traje largo y azul color zafiro. Los observó a todos detenidamente, cuerpos sin sonrisa, sin color, sin vida. Todos obsevaban a aquel personaje hasta que en un momento comenzó a reir en voz baja y poco a poco las risas se convirtieron en carcajadas fuertes que fueron subiendo y subiendo de tono hasta que una niña pequeña sonrió y comenzó a reir y poco a poco el lugar se llenó de risas y sonrisas acompañadas de la melodia del mundo. La ciudad se llenó de color. En los arboles surgieron ojas y en los edificios aparecieron colores , muchos colores y fue en ese momento en el que la felicidad volvió al mundo, los corazónes se llenaron de vida.

" Hay quienes dicen que una sonrisa muchas veces puede ser contagiosa, hay quienes dicen que tambien pueden cambiar el mundo"