viernes, 8 de agosto de 2014

Down the Sea

Bajo el mar

No puedo explicar, la sensación que produce en mi estar en aquel lugar. No puedo explicar lo que se siente, el encontrarse en otro mundo diferente, en el que solo te escuchas a ti mismo, el unico lugar donde tus pensamientos viven.

En verdad nunca creo haber sentido el verdadero sentimiento. Soy un atleta quien el unico mundo que conoce, es una pista inmensa donde lo malo se olvida y la felicidad es lo que cuenta. Cada dia en que puedo al menos observar aquel lugar, es un regalo. Se convirtió en un lugar especial para mi y que espero poder enseñarle a mis hijos en un futuro.
Muchas veces pense  que solo en aquel lugar solo se podia ser feliz hasta que la conocí a ella. Una bella y talentosa nadadora que creeìa una bendicion el poder ir dia a dia a aquel lugar y sentir el agua con la palma de sus manos.
La observe el mayor tiempo que pude intentado descubrir por que ese deporte se habia convertido en un mundo para ella y aunque nos hicimos grandes amigos nunca fue capaz de transmitirme ese sentimiento especial que recorre su cuerpo.
Un dia me sentè en una silla a observarla tras la ventana. Observe un movimiento perfecto y sincronizado del movimiento de brazos y piernas, una sincronizaciòn perfecta de la respiración y el corazon. Cada momento en el que se escabullia entre las aguas transparentes abria bien los ojos hasta que ella salia con una sonrisa que recorria todo su rostro, ella era especial, aque lugar era especial.
Tiempo despues lo intentè por mi mismo. Saltè desde el borde y al cabo de segundos me encontraba en un silencio profundo. A mi alrededor transparencia. Observe mis manos para asi darme cuenta de que no se trataba de un sueño. Comenzè a nadar despacio, moviendo los brazos y piernas procurando no destruir la belleza de aquel lugar. Comenzè a pensar en mi vida, en mi familia y amigos, en las personas que aborrecia y en las que admiraba y en lugar de tener pensamientos confusos tuve la mente clara y lucida para lograr abandonar aquel lugar con una sonrisa, fue en ese momento en que lo descubrí.
 Esa chica, una persona exelente, bella y talentosa me ayudó a descubrir la cantidad de mundos que aun quedaban por descubrir y cada vez en que vi un grupo de delfines ser filmado por un programa de television recorde a aquellas personas que sueñan cada noche, con volver a revivir ese momento.

" No es imposible volver un sueño en una realidad. Solo cierra los ojos y cuando los abras, estaràs en ellos"