sábado, 15 de marzo de 2014

Una tarde por la ciudad

Desde que me jubile he tenido mas tiempo libre que cualquiera de mi familia , demasiado tiempo en realidad. Pero hay dos cosas que usualmente suelo hacer. Una de ellas es tomarme el mismo autobús en la Sexta Avenida, saludo a Joe el conductor y me siento allí durante todo el recorrido. Se preguntaran porque lo hago? bueno un viejo como yo generalmente no tiene mucho que hacer asi que me siento allí mientras las personas entrar y bajan pero cada uno de ellos ,con una historia. Problemas en los hogares, sueños rotos , historias felices y para cada una de ellas suelo tener una respuesta. En ocasiones me gritan, me insultan pero también me abrazan, lloran sobre mi hombro, eso  me hace sentir feliz, por lo menos no estoy  solo. 
 En una ocacion subió una chica joven y se sentó a mi lado. Tenia una mirada perdida  y en un momento se recostó sobre mi hombro así que le hable casi en susurro

- Te sucede algo pequeña
- Muchas cosas señor
- Hay algo en lo que pueda ayudar?
- Solo quédese así, me recuerda a mi abuelo
- Debía de ser una gran persona
- Lo era, era el único que me escuchaba
- Cuéntame querida , que sucede?
- Mis padres pelean continuamente y siento que nadie me quiere.
- Escucha, desde que deje de trabajar, me he sentido así diariamente, nadie necesita de mi, todos crecieron incluso mis nietos.
- Lo siento señor
- Por eso me siento aquí todos los días
- No lo entiendo
- Veras pequeña, al estar aqui uno escucha muchas cosas diariamente. Relatos , tristes historias, sueños cumplidos.entonces me siento junto a ellos y los escucho, todas las personas necesitan a alguien que los escuche y consuele, yo, a alguien que necesite, a alguien que quiera que lo ayude.
- Lo entiendo

Entonces ella me dio un fuerte abrazo, se levanto del asiento y me sonrió , luego de eso bajo en la siguiente parada, sin duda esa habida sido un gran día.


Esta historia tal vez no sea buena y quizás necesite algunos cambios pero lo que importa es el verdadero valor que nos otorga. En algo concuerdan muchos escritores en que los libros nos escuchan y saben como hacernos sentir mejor. Nos escuchan igual que las personas y creerán que estoy loco pero lo dejo a criterio de ustedes lectores.