domingo, 7 de septiembre de 2014

Amor

Cientas de luces, millones de sombrs frente a un par de nosotros, temblorosos esperando golpes de manos que nos sacaran de aquel instante.
La noche fue un exito que llevó a todos al paraiso. Un paraiso indiferente para mi, un paraiso que no se parecia en nada a los pueblos costeros, cercanos a Barranquilla. Aun recuerdo todo de aquel hermoso lugar con varios tintes de colores en el cielo y las grandes cadenas de montañas en un fondo no muy lejano.
Extrañaba la suavidad entre mis manos y que mi tacto sintiera el verdadero placer.
Converti realidad en un mar transparente y puro de imaginación que han generado historias. Calidez, calidez y tranquilidad es lo que mas extraño. El hecho de disfrutar de la paz y libertad que todo buen hombre desea. Valla que era feliz en esos dias, junto al amor y cariño. Cruzare los mares para sentir  y que mis ojos vuelvan a gozar de la belleza.