martes, 1 de abril de 2014

Libertad Bajo Palabra - Parte 2

   El ladrido de los perros me despertó en la madrugada, me levante y corrí hacia el cuarto de Sophie y cuando me cerciore que dormía tranquila en su cama baje las escaleras y allí estaba, el siguiente sobre.

" Enhorabuena señor Dalton, poco a poco se va ganando mi confianza , pero recuerde, aténgase a seguir el plan. Lo estaré esperando mañana por la noche en un viejo edificio abandonado cerca del puerto, no intente nada "

Esa noche estuve sin dormir, me senté en la cocina y bebí y bebí café mientras acariciaba una foto de Sarah. Cuando tomé esa foto nos encontrábamos de vacaciones en un yate de la agencia por las costas de Barbados. Mientras yo preparaba la caña de pescar ella me observaba sonriendo mientras su cabello largo de sacudía con el viento así que tome la cámara junto a mi y le tomé la foto. Recuerdo que tuve que esconder esa foto porque en ese momento era tímida pero alegre y feliz.
  Por la mañana decidí tomar mis cosas y partir hacia la casa de mis padres, lo que mas necesitaba eran los consejos de un hombre sabio. 
  Cuando estaba a punto de llegar miré discretamente por el espejo y me percaté de que una camioneta me seguía desde que salí de la ciudad así que cuando tuve la oportunidad me desvié por otro lugar perdiéndola de vista entre el trafico pero para asegurarme escondí el auto entre unos matorrales a un par de metros de la casa.
 Cuando me acerque a la puerta un olor casi hace que me desmaye. Me recordó a mi infancia cuando llegaba del colegio exhausto y ella estaba allí junto al horno mientras retiraba una bandeja de galletas crujientes recién hechas. Entré por la puerta y ella enseguida se abalanzó sobre nosotros y nos dio un fuerte abrazo, siempre me reconfortaba que lo hiciera. La deje a cargo de la pequeña Sophie y salí al patio trasero donde la persona mas sabia que halla conocido estaba allí sentado en su antigua raposera observando el paisaje montañoso.

- Hola papá -

Se levantó de su silla y esbozo una sonrisa

- Me alegra que hallas venido -
- Necesitaba verlos , como has estado ? -
- Bueno hijo, aun no me acostumbro a tanto tiempo libre, pero voy bien, el doctor ya me dijo que podía salir a recorrer la montaña, pero dime tu como has estado? como esta Sarah? 
- Me encuentro bien y ella también, aunque el trabajo en la agencia me mantiene ocupado puedo llegar a casa para cenar, pero escucha , necesito preguntarte algo -
- De que se trata? -
- En algún momento has sentido que tal vez todo ya no tenga vuelta atrás ? -
- Muchas veces , pero la mejor manera de afrontarlo es seguir adelante hasta que el mal se disperse -
- Gracias papá... -
- Hijo te noto diferente, sucede algo? -
- En realidad no sucede nada -
- Esta bien hijo, cuídate si? -

Luego de unas ultimas palabras lo abrace fuerte y le pedí si podía cuidar a la pequeña por un par de días, después de eso me dirigí a la casa, me despedí de mi madre y de Sophie y partí preparado para el encuentro nocturno en el puerto. 
  Llegue un par de minutos retrasado, pero ellos ya se habían percatado y me habían seguido en cuanto llegue al sector industrial. 
  El edificio permanecía en penumbras y desolado. A medio construir dejaba ver grandes aberturas en las paredes que hacían que le aire entrara y saliera formando un eco de sonidos escalofriantes.
  - Hey llegas retrasado! - dijieron varios hombres
  - Me retrase con el trafico o acaso tus espías no se dieron cuenta ? -
  - Basta de tonterías y vallamos al grano, necesitamos que nos hagas otro trabajo -
  - Donde esta mi esposa! -
  - Tranquilo chico , esta a salvo y sin ningún rasguño pero si te niegas a cooperar, ya sabes -
  - Esta bien, pero las cosas están difíciles , la policía esta sospechando -
  - No te preocupes, este trabajo es el ultimo, solo debes acompañar a uno de estos chicos para guiarlo como francotirador - 
  - Cual es el blanco? -
  - Eso ya lo veras, así que trata de dormir lo suficiente porque mañana al medio día alguien pasara por ti -

Luego de eso sentí unos pasos atrás de mí y lo ultimo que sentí fue un fuerte golpe en la cabeza que me dejo inconsciente. 
  El teléfono me despertó por la noche. Sin saber donde estaba alce la mano y lo tomé

- Hey Dalton !, habla Robson , las cosas están complicadas hermano, parece que la policía sospecha de nosotros  y están a punto de conseguir una orden de cateo -

- Lo siento Rob, fue un día difícil pero mañana me pondré al tanto de todo - 

Luego de eso colgué y me levante  rápidamente por un fuerte dolor  en la parte de atrás de la cabeza. Unos segundos después reaccioné a lo que sucedía. Estaba en aprietos y si no intentaba algo rápidamente todos los indicios los iban a llevar a mí en cualquier momento. Cuando llegó el medio día una Suburban negra aparco frente a la casa y salí a toda prisa.
 El conductor fue en silencio todo el camino. Iba vestido con una camisa y un short lo que me pareció realmente extraño así que para cerciorarme de que el era el hombre a quien debía ayudar mire hacia el asiento de atrás y pude ver la caja con el rifle de presicion dentro. Al cabo de un rato el conductor se desvió hacia una aparcamiento y frenó por un segundo.

-      Nuestro objetivo es el senador Benson así que baja , repórtate como el jefe de seguridad y dame la señal cuando pueda disparar –
-      Entendido –

Baje de la camioneta sin saber qué hacer en realidad y corrí hacia  donde creí que debería estar el escenario. El lugar estaba lleno de reporteros que apenas me dejaron pasar pero en unos pocos minutos llegue al perímetro de seguridad y me presente como un enviado de la agencia.
  Me quede lo más cerca posible del senador mientras observaba los  edificios. En un momento lo divise en la planta de un edificio en construcción, cuando me di cuenta de que no me observaba corrí lo más rápido posible y subí al edificio en silencio. Cuando llegue a la planta me detuve un segundo para reflexionar sobre lo que estaba haciendo. En cuanto estuve preparado camine hacia él y me abalancé encima haciendo que un tiro se le escapara y diera en la pared. Lo sujete fuerte contra el piso pero recibí varios golpes y de zafó tambaleándose hacia la pared. Lo tumbe hacia la pared y cuando logre sujetarlo lo golpeé fuerte en el rostro y quedo inconsciente. Corrí lo más rápido que pude, tome la camioneta y cargue una pistola que había en el suelo, el plan había funcionado a la perfección, solo debía esperar.

Epilogo

Tiempo después me reuní con Robson en el bar que siempre frecuentábamos. Reíamos y festejábamos por una de las mejores operaciones en nuestra carrera. Tiempo decidí hacerle una visita a aquel hombre que ahora estaba tras las rejas. Cuando me vio lo primero que pregunto fue como lo había logrado. En primer lugar nunca se le ocurrió revisar mi correo y el otro detalle que nunca se le paso por la mente es haber dejado un teléfono en el asiento trasero, así que lo tomé y cuando baje de la camioneta llame a Robson y el fácilmente localizo el lugar donde se encontraban los captores de mi esposa. Derribo la puerta junto a un equipo de SWAT mientras yo evitaba el asesinato del senador. Pero fueron tiempos pasados. Después de mi retiro compre una casa en la playa lo suficientemente alejada de la ciudad y me quede allí durante el verano, descansando la mente mientras extrañaba los días en que tenía una reluciente placa en el bolsillo.