viernes, 5 de diciembre de 2014

Il tempo della nostra vita

El tiempo hace legitimo nuestra existencia, la única unidad de medida existente, la prueba de la existencia de la materia. Sin el tiempo, nada, ni nadie, seriamos reales. Es algo que siempre me ha llamado la atención. Algo que parece tan simple a simple vista, pero que en realidad, es lo que nos determina.
   Bajo este árbol, hemos visto pasar cientos de atardeceres puros y gratos. Incontables años de amor incuestionable, bajo el mirar del mismísimo tiempo. Que hace de esto importante,  y no algo que odiar y detestar? Quizás es lo que cada uno de nosotros hemos dicho en el momento preciso, al estar junto a la persona más importante de nuestras vidas.

                       “Sean años, sean meses, lo que en verdad importa, es que serán junto a ti"


   Quizás lo hermoso del tiempo, es que nos enseña a vivir. Nos enseña a ser precavidos y prestarle suma atención a los regalos de la vida. Las verdaderas amistades, los momentos que nunca serán olvidadas, la persona a quien viste una vez y que se convirtió en el único motivo por el cual vivir.

   Quizás esta cuestión me sea importante. El concepto de esta medida, el estudio de cientos de millones de minutos de la  evolución de nuestra existencia, como pudo nuestra mente haber pasado la transición desde las eras pasadas hasta hoy en día. Todo ello; las letras, los números, la invención de nuevos mundos no se compara frente al hecho de que sea el tiempo, de nuestra vida